Iglesia de los Franciscanos

ul. Franciszkańska 2

Hoy:

10:00-16:00
cerrado

Desde el exterior destaca la austera arquitectura gótica; en el interior, los arcos suaves y el espectáculo de colores de la policromía secesionista creada por Stanisław Wyspiański. El artista es también autor del conjunto de ocho vidrieras irrepetibles.

La construcción de la iglesia, destinada a la orden de los franciscanos, empezó gracias al apoyo del Gran Duque Boleslao V el Casto, el mismo monarca que le confirió los derechos urbanos a Cracovia en 1257. En el templo, yacen tanto el duque, como su hermana, la beata Salomea. Como resultado de una serie de enormes incendios, el aspecto de la iglesia (tanto su forma, como su decoración) ha ido cambiando varias veces. Actualmente, la iglesia tiene un ambiente especial constituido por las obras modernistas de Stanisław Wyspiański quien creó las estupendas policromías y vidrieras secesionistas. Las pinturas de las paredes del presbiterio y del transepto están formadas por motivos geométricos y vegetales que representan flores típicas de Polonia. En las ventanas del presbiterio, el artista creó vidrieras que representan los cuatro elementos, y los personajes de beata Salomea y San Francisco. Sobre toda la iglesia, domina la monumental vidriera situada sobre la entrada principal Dios Padre, que se haga.

En la capilla de la Pasión de Cristo (situada a la derecha de la nave principal) desde 1620 celebra sus oficios religiosos la Archihermandad de la Pasión de Cristo. Los Hermanos cultivan tradiciones antiguas: en Viernes Santo, vestidos de hábitos negros con capuchas que cubren sus rostros, celebran el Oficio de la Pasión, la llamada Procesión de Jerusalén. Se eligen también dos miembros más veteranos de la Hermandad que llevan palos en cuyos extremos se colocan dos cráneos (uno de hombre y otro de mujer). Al participar en la procesión, podremos comprobar la sensación de que hemos viajado en el tiempo...

Junto a la iglesia se encuentra el convento de los franciscanos. Cuenta la leyenda que Eduviges de Anjou-Hungría (proclamada reina de Polonia en 1384) se reunía aquí en secreto con el duque Guillermo de Austria, con quien se había comprometido en matrimonio antes de que se decidiera que contraería matrimonio con Vladislao II Jagellón. En 2005, en la galería del convento se descubrió una efigie de San Juan Pablo II. Karol Wojtyła, que posteriormente sería papa, rezaba a menudo en la iglesia de los franciscanos. Un banco conmemora su recuerdo con una placa. En este banco solía sentarse en aquella época, en la que siendo arzobispo de Cracovia, vivía en el Palacio Obispal situado en el otro lado de la calle Franciszkańska.

Véase también:

  • la imagen de la Madre de Dios Dolorosa (objeto de culto), llamada también la Melancólica Benefactora de Cracovia (en la capilla del lado izquierdo)
  • las galerías góticas con fragmentos de policromías de la época
  • la colección de retratos de todos los obispos de Cracovia desde el siglo XV (en la galería del convento)
Horario de apertura:
lun-sáb 10:00-16:00, dom 13:00-15:00
ul. Franciszkańska 2
Acerca de: entrada libre
OK We use cookies to facilitate the use of our services. If you do not want cookies to be saved on your hard drive, change the settings of your browser.