Campo nazi alemán de Płaszów

ul. Jerozolimska / ul. Kamieńskiego

Hoy:

no hay información disponible

En el punto álgido de su existencia, en el campo vivieron en condiciones inhumanas y estuvieron encarcelados aproximadamente 25 000 presos. El cargo del comandante fue desempeñado por Amon Goeth, conocido por su crueldad.

El campo de trabajos forzosos de Płaszów se creó a finales de 1942 en un terreno donde antes habían existido cementerios judíos (en las calles Abrahama y Jerozolimska). La calle principal del campo fue empedrada con matzevas, lápidas sepulcrales judías. Los nazis dirigían al campo sobre todo a los judíos del gueto de Cracovia y de guetos de liquidación de otras ciudades, así como a los polacos de procedencia no judía y gitanos. El número de presos, encarcelados en condiciones dramáticas, obligados a trabajos mortíferos y privados de alimentación, llegó a 25 000 personas. Los presos cosían uniformes, imprimían documentos expedidos por las autoridades hitlerianas, trabajaban en talleres como electricistas, cerrajeros o mecánicos, así como en la cantera cercana "Liban". El comandante del campo, Amon Goeth, demostraba una crueldad excepcional, torturó y asesinó personalmente a varios presos. Se estima que, en el campo, en resultado de ejecuciones masivas, fueron enterradas en fosas comunes unas 8000 personas. Como las tropas soviéticas estaban cada vez más cerca, en agosto de 1944 los cuerpos de los asesinados fueron exhumados e incinerados con el fin de borrar las huellas del crimen. Los demás presos fueron transportados por etapas a otros campos del territorio alemán y al campo de concentración de Auschwitz. El último transporte fue organizado en enero de 1945, justo antes de que las tropas del Ejército Rojo entraran en Cracovia.

Según diferentes fuentes, por el campo de Płaszów (desde 1943 un campo de concentración – KL Plaszow) pasaron entre 50 000 y 150 000 personas. Entre los supervivientes se encontraron, entre otros, los empleados de la Fábrica de Oskar Schindler (unas 1100 personas). La historia de su salvación fue descrita en la novela La lista de Schindler que luego fue adaptada para el cine por Steven Spielberg y ganó varios premios. De este modo, los terrenos del antiguo campo se convirtieron en el lugar del rodaje (en 1993).

Hoy en día, ya no existen los establecimientos originales del campo: no se han conservado ni las barracas, ni las torres de vigilancia. En una parte del terreno del campo antiguo existe incluso un barrio de viviendas. Lo que sí se ha conservado hasta hoy, es el chalé de Amon Goeth (en la calle Heltmana 22) y la así llamada "Casa Gris" (en la calle Jerozolimska 3) habitada durante la guerra por los oficiales de las SS conocidos por su crueldad. En el sótano de la casa torturaban a los presos y según los relatos de los supervivientes nadie volvía vivo de allí. Las víctimas del campo de concentración fueron conmemoradas con una serie de pequeños obeliscos. Del lado de la calle Kamieńskiego fue erguido también el Monumento a las Víctimas del Fascismo de 7 metros de altura, una estatua conmovedora y simbólica que representa un grupo de personas con los corazones arrancados.

ul. Jerozolimska / ul. Kamieńskiego
Acerca de: entrada libre
OK We use cookies to facilitate the use of our services. If you do not want cookies to be saved on your hard drive, change the settings of your browser.