Cementerio Rakowicki: héroes de las luchas por la independencia de Polonia

ul. Rakowicka, Kraków

Hoy:

no hay información disponible

En el cementerio Rakowicki yacen soldados que en los siglos XIX y XX lucharon por la independencia de Polonia. Es ahí donde se hallan las tumbas, fosas comunes y monumentos en memoria a los caídos en los campos de batalla.

En las proximidades de la capilla de la Resurrección, en la parte central del cementerio, yacen los participantes en los levantamientos nacionales: el Levantamiento de Noviembre (1830-1831), el de Cracovia (1846) y el de Enero (1863-1864). Las cenizas de los legionarios caídos entre 1914 y 1920 se encuentran distribuidas a su vez en tres divisiones de la necrópolis (dos situadas en la parte antigua del cementerio y una, en la parte nueva, por el lado de la calle Prandoty) que forman el cementerio militar n° 388 Cracovia-Rakowice.

Merece la pena detenerse un momento frente a dos importantes tumbas-monumentos. Junto al muro suroeste del cementerio Rakowicki se levanta el monumento en honor a los legionarios caídos: con forma de amplio zócalo, que hace pensar en un laude sepulcral, y una pequeña escultura de cuatro legionarios sobre los que dominan dos águilas en la pared trasera del monumento. La inscripción colocada en el mismo procede del Himno de los cazadores militares: ‟De nuestros esfuerzos y pena se levantó Polonia para vivir”. A ambos lados del monumento se extienden dos filas de sepulcros de legionarios, representantes de diversos regimientos. Mientras que cerca de la muralla situada a lo largo de la avenida 29 Listopada se encuentra un mausoleo común de estructura sencilla con un bajorrelieve que representa el sable y la gorra militar de los ulanos en su parte frontal, y que está coronado por un sarcófago de piedra, en el que se hallan las cenizas de los legionarios caídos en 1915 durante la carga militar de la aldea Rokitna (actualmente en Ucrania). En la lápida sepulcral se conmemora el ataque audaz de 63 legionarios a las posiciones de las tropas rusas, en el que fallecieron 15 ulanos, incluido su comandante, el oficial de caballería Zbigniew Dunin-Wąsowicz. La carga militar de Rokitna pasó a la historia como ejemplo de heroísmo y sacrificio de los soldados polacos.

En el cementerio Rakowicki se hallan asimismo tumbas de veteranos militares y de activistas políticos y sociales implicados en la lucha por la independencia. Ahí están enterrados el pintor Jan Matejko, el alcalde Juliusz Leo, el teniente Antoni Stawarz, el político Ignacy Daszyński, el coronel Władysław Belina-Prażmowski y Apollo Korzeniowski (padre de Joseph Conrad Korzeniowski), que vivió desterrado en la Rusia profunda por su actividad clandestina contra los ocupantes.

 

 

OK We use cookies to facilitate the use of our services. If you do not want cookies to be saved on your hard drive, change the settings of your browser.